Se hablará español el domingo en la ceremonia de Cooperstown

El domingo será la ceremonia de exaltación en Cooperstown, donde cuatro nuevos huéspedes serán colocados en el nicho de la inmortalidad, jugadores “grandes”, que en su momento deleitaron con su bateo, picheo y estridentes jugadas a miles de fanáticos del béisbol en todo el mundo.

Dos latinos serán actores principales en esa ceremonia, incluyendo el único en lograr votación unánime entre los periodistas acreditados para ejercer el sufragio que los llevó a la inmortalidad. Se trata del panameño Mariano Rivera, lanzador cerrador de los Yankees de Nueva York.

El otro del continente es Edgar Martínez, de Puerto Rico, quien después de varios años de opció tuvo el visado para llegar a la inmortalidad y convertirse en el quinto jugador de Borinquen, en lograr la exaltación.

Los puertorriqueños que anteceden a Martínez en Cooperstown son Roberto Clemente, Iván Rodríguez, Roberto Alomar y Orlando –Peruchín- Cepeda, para ser el país de habla hispana con más jugadores en la inmortalidad del béisbol de los Estados Unidos.

Primero que Mariano de Panamá está Rod Carew, que fue elevado a la inmortalidad en el 1991.

Con la inclusión de esos dos latinos crece a 11 la cantidad de peloteros de habla hispana en Cooperstown. El primero fue Clemente (1973); Juan Marichal (1983), Luis Aparicio (1984), Carew (1991), Peruchín Cepeda (1999), Tany Pérez (2000), Alomar (2011), Pedro Martínez (2015), Rodríguez (2016) y Vladimir Guerrero (2018).

La generación 2019 del Salón de la Fama del béisbol lleva además a los lanzadores Mike Mussina y Roy Halladay, para completar un total de tres grandes del montículo y uno que se destacó tanto en su ofensiva que el premio al bateador designado, lleva su nombre en la Liga Americana.

Otra coincidencia en esta premiación es que tres los exaltados van todos con gorras de equipos de la Liga Americana y un cuarto, Halladay, lo hará como un pelotero de Grandes Ligas, pese a que edificó su legendaria carrera de 16 años, como miembro de los Azulejos de Toronto y los Filis de Filadelfia, únicos equipos con los que jugó en el béisbol organizado.

Mariano Rivera y Mike Mussina llevarán la gorra de los Yankees de Nueva York y Edgar Martínez, Marineros de Seattle.

La placa sin logo en la gorra de Halladay se unirá a las de Catfish Hunter y Greg Maddux, quienes decidieron no tener la representación de un equipo tras jugar para varias ciudades en sus carreras.

fuente: efe

Comenta con facebook