Luis Rojas pasa las pruebas en la pretemporada

La primavera volverá a florecer para los Mets y el resto de los equipos una vez de disipe la pandemia del COVID-19. Y cuando lo haga, los Mets volverán a prepararse para una temporada que sigue luciendo prometedora para ellos.

Durante el primer mes de los entrenamientos, los Mets aprendieron bastante sobre su roster, incluyendo lo siguiente:

La competencia en la rotación es real. Ahora que los Mets tienen uno de los lineups más completos de Grandes Ligas y un relevo mejorado, es fácil olvidar que este equipo está armado alrededor de su pitcheo abridor. Pero las primeras semanas los entrenamientos fueron un recordatorio. En su última apertura en la Liga de la Toronja, Jacob deGrom tiró rectas de 99 millas por hora. Será él quien abrirá en el Día Inaugural. Noah Syndergaard y Marcus Stroman también estuvieron efectivos esta primavera, mientras que los tres abridores que están luchando por puestos — Rick Porcello, Steven Matz y Michael Wacha – dejaron efectividad mejor de 3.00. Cuando el manager de los Mets, el dominicano Luis Rojas, tenga que elegir sus cinco abridores, tendrá una difícil decisión que tomar.

Yoenis Céspedes puede batear. (¿Pero puede fildear?). Cuando el cubano bateó en el campamento de los Mets, la gente se paró a verlo. Sacó una buena dosis de jonrones en las prácticas, el más reciente de ellos contra Seth Lugo en un juego simulado. Céspedes fue elogiado por sus exhibiciones con el madero, con frecuentes cuadrangulares entre el jardín izquierdo y el central. En la mente de la mayoría de los coaches, hay pocas dudas de que Céspedes puede ser una fuerza ofensiva ahora mismo en las Grandes Ligas.

La interrogante es su defensa. Aunque Céspedes también demostró un fuerte brazo durante las prácticas defensivas, nunca corrió a toda velocidad ni hizo rutas en zigzag. Las próximas semanas le permitirán a Céspedes seguir trabajando en sus piernas después de múltiples cirugías en el talón y el tobillo, por lo que todos los ojos volverán a estar sobre él una vez vuelva a abrir el campamento.

Jed Lowrie no está cerca de regresar. Si bien es cierto que Lowrie realizó prácticas de bateo en vivo y ejecutó jugada de dople-play en las prácticas, hay que recordar que hizo todo eso usando un protector en la pierna izquierda. Y mientras esté usando eso, podría tener problemas para correr a toda velocidad, según el gerente general Brodie Van Wagenen. Pero Lowrie dijo que el protector lo hace sentirse más cómodo. Es un tema que los Mets deben resolver si quieren sacarle algo de valor a Lowrie.

Rojas estará bien. Pocos tenían dudas de eso cuando empezaron los entrenamientos, pero vale la pena confirmarlo tras un mes de campamento. Los jugadores hablaron de manera positiva sobre Rojas, quien dirigió a varios de ellos en las menores. En el campamento no hubo problemas. Y no ha habido nada que informar sobre su forma de llevarse con los medios, la gran duda que había antes de la primavera.

En líneas generales, nada importante les ha salido mal a los Mets todavía, cuya noticia negativa más importante fue la lesión de Michael Conforto, un asunto irrelevante ahora. La verdadera prueba para Rojas será cuando algo serio salga mal. Pero por los momentos, ha pasado todas las pruebas mientras los Mets se preparan para la temporada 2020.

Sentimiento
En el campo de juego los peloteros hablaron maravilla de lo bien que se habian sentido con Luis en las semanas que estuvieron en el campo.

fuente: efe

Comenta con facebook