Los autos eléctricos en la historia de la familia Abinader

La salida de su casa el pasado 16 de agosto de Luis Abinader hacia el Congreso Nacional, en un carro eléctrico y posteriormente usado como el vehículo oficial del mandatario, ha causado gran sorpresa en un primer momento, con efusivas muestras de apoyo.

El visto bueno ha llegado no sólo en los empresarios que promueven este tipo de movilidad en el país, sino de aquellos ambientalistas y ciudadanos que motivan el uso de energía limpia para el cuidado del medio ambiente.

Esta señal del mandatario, con el uso de un vehículo eléctrico, podría estar influenciada en los pasos que ya en el pasado dio la Universidad Dominicana Organización y Métodos (O&M), fundada por su padre José Rafael Abinader, en el ámbito de las tecnologías y la innovación.

Aunque la universidad promovió el uso de las tecnologías y el uso de vehículos eléctricos con la creación de dos prototipos de vehículos eléctricos solares, los mismos han sido descontinuados.

En 1991, ese centro de estudio diseñó y desarrolló el primer sistema automatizado para lectura de calificaciones, en 1994 el primer sistema universitario de respuesta audible, conocido como O&M en línea y los primeros kioscos de información en 1995.

De igual forma, en 1991 se diseña y construye el prototipo del primer vehículo  eléctrico solar y el segundo prototipo para mejorar el primero en 1996.

Estos dos prototipos de vehículos solares eléctricos fueron construidos a través del Centro de Investigaciones, Ciencia y Tecnología, de esa universidad. Aunque fueron probados y promovidos por  el centro de estudio, la investigación que se pretendía hacer con ellos ha sido olvidada desde hace varios años.

“Por lo general el señor José Rafael Abinader salía a pasear en ese vehículo, y todo el que entraba del sur a la capital debe de recordar ese pequeño Volkswagen en esa zona de la feria”, escribió hace unos días el empresario artístico Luis Medrano en Instagram.

“Lo del presidente Luis Abinader es un tributo a la visión, al emprendedor de su padre que soñó y pensó en grande y hoy el vehículo eléctrico es una realidad”, dijo.

El último prototipo fabricado por el ingeniero José Alberto Cohen fue presentado y exhibido por la O&M, cerca del área de caja, en la sede central pero desde hace varios años fue sacado de la vista de todos.

Este vehículo fue una iniciativa de la Vicerrectoria de Ciencias y Tecnología Tropical, dirigida en ese en entonces el ingeniero Antonio Shulterbrand Bell.

El caro famoso tenía dos puertas, de color dorado, su motor eléctrico le permitía moverse a una velocidad media de 70 km/h. Su diseño aerodinámico y su carrocería construida toralmente en fibra de vidrio, le permitían ahorrar energía reduciendo la resistencia del viento.

De acuerdo a las publicaciones de la universidad, para ese entonces también aprovechaba la energía cinética de su propio movimiento, ya que el motor actuaba como su propio generador cuando el acelerador se presionaba o se frenaba.

Este último prototipo, que buscaba mejorar el primero, fue denominado O&M-Solarmovil.

fuente: listin diario

Comenta con facebook