Sector golpeado: El teatro dominicano espera abrir pronto como los cines

Con la reaper­tura de los ci­nes y la actua­ción ayer de la violinista Ais­ha Syed en el Teatro Nacio­nal Eduardo Brito se perci­be una luz al final del túnel para el sector teatral, uno de los más afectados por la crisis generada a raíz de la pandemia del coronavirus.

A esto alientos se suma el anuncio de la primera da­ma, Raquel Arbaje, dando a conocer para las próximas semanas un espectáculo en el Gran Teatro del Cibao.

Sin embargo, la petición de parte del gobierno de 45 días más de extensión del estado de emergencia se­ría una estocada al teatro y otras actividades del entre­tenimiento en lo que queda del 2020.

“Reabrir los teatros es una necesidad, pero debe­mos ser prudentes. Tengo la certeza de que la inten­ción ya existe, tanto del sec­tor independiente como del sector público, y se están haciendo consultas al res­pecto”, comenta Richard­son Díaz, joven teatrista.

“Aunque no tenemos fe­chas de reapertura, enten­demos que debe ser muy pronto”, dice la actriz Viena González quien es parte de una sala independiente de teatro y, por ende, este tipo de escenario siempre ha si­do más vulnerable.

Opinión
Viena está segura que con la reapertura de los ci­nes y el Teatro Nacional, el teatro puede seguir los pa­sos con las mismas medidas de seguridad sanitaria.

“Una capacidad reducida a una tercera parte, trabajar en espacio de áreas abier­tas con el debido distancia­miento, entendemos que con esas condiciones pode­mos comenzar a operar, y así los artistas recibir un po­co de ingreso y el público recibir un poco del teatro”, agrega la actriz en declara­ciones a LISTÍN DIARIO.

“Hay que concertar”
La maestra y primera ac­triz María Castillo entiende que hay que concertar a los teatristas a través del minis­terio de cultura y hacer una combinación con las com­pañías públicas y privadas, pero sobre todo, ver las ne­cesidades de todo el sector de las artes escénicas en ge­neral.

“Todo lo que tenga que ver con las artes, y crear un plan para la vuelta. Te­nemos que tener en cuenta que ese plan dependerá de las disposiciones guberna­mentales”, explica.

Castillo no es tan opti­mista pues ha visto como en otros grandes escenarios in­ternacionales han prolon­gado para mayo del 2021 su fecha de reapertura.

“Hay que ver de qué ma­nera podemos reactivar el sector, en áreas abiertas, crear un plan con un fondo de estímulos a productores, técnicos, artistas ligados al sector. Hay que ver los pro­blemas sociales, humanos, porque toda esa gente afec­tada por el cierre de los tea­tros está dejando de llevar el sustento a su casa”, refie­re Castillo.

Para la actriz y produc­tora Elvira Taveras la situa­ción del teatro dominicano es bastante crítica, “ya que a partir del cierre de salas y eventos especiales en don­de las presentaciones de las distintas técnicas y expre­siones de las artes escénicas tienen lugar, ha dejado sin trabajo y sin productividad durante siete meses a cien­tos de artistas, productores, promotores, y técnicos que prestan sus servicios en éste ámbito de la llamada “eco­nomía naranja””.

Sugerencias
Elvira Taveras también se suma a que se restablezcan las condiciones para ocupar los aforos completos de las salas cerradas, “las opciones están dadas en hacer teatro al aire libre, en anfiteatros, terrazas, clubes, restauran­tes y otros espacios en don­de ello sea posible, siempre cumpliendo con los proto­colos pertinentes”

La veterana actriz ve co­mo otra posibilidad y es ofrecer un híbrido entre tea­tro presencial y a distancia.

Sobre ese particular Ri­chardson Díaz cree que una fusión de lo virtual y lo pre­sencial sería en lo inmedia­to un camino a explorar.

“El Covid-19 estará entre nosotros por mucho tiempo más y el número de butacas en nuestros teatros hace in­sostenible una producción que sólo cuente con un ter­cio de la capacidad de pú­blico, como se ha sugerido”, dijo Díaz.

DETRÁS
En marzo.
En el mismo mes de la celebración del Día In­ternacional del Teatro (27 de marzo) se cerra­ron todas las salas, prác­ticamente, en el mundo entero en este año.

Entretenimiento.
Parecería que las medi­das de confinamientos que obligó la pandemia se ensañó contra el tra­bajo del entretenimien­to, y, en especial, las ar­tes escénicas que, al día de hoy, no han contado con la mínima posibili­dad de ponerse de pies, provocando un déficit en la llamada “economía naranja”.

fuente: listin diario

Comenta con facebook