Lo que ocurrió antes y después de la violación y posterior asesinato de Perla

Era la noche del pasado domingo 18 cuando Delion Santana Matos (Elías), de 27 años, llega en un motor color negro a buscar a su pareja Melania Taveras Brioso, quien se encuentra junto a su hijastra Perla Taveras, de 16, y dos amigas de la menor compartiendo a las afueras de un colmado, ubicado en la calle 42 del sector Capotillo.

Santana Matos decide ir a la casa a llevar a su pareja, pero su hijastra se queda en el lugar junto a las amigas. El hombre, sin entrar a la vivienda, deja a la mujer y se devuelve, no sin antes decirle a su pareja que “va a ver cómo está la calle”.

Sin embargo, en vez de a hacer “su diligencia de origen”, Santana Matos regresó al colmado donde había quedado Perla y sus amigas, a buscar a la adolescente.

“Vamos a hablar una cosa para allá arriba”, le dice, sin especificar a dónde. Las amigas de Perla reaccionan y le dicen que no se la lleve, porque su madre la había dejado con ellas. “Yo la traigo ahora”, le responde el hombre, montándose la joven en el motor y marchándose ambos del lugar.

Veinte minutos después la madre de la joven llega nuevamente al colmado en busca de su hija, pero las amigas le dicen que se marchó con su padrastro y no había regresado.

Fue ahí cuando ella empieza a llamar a su pareja al celular, pero éste no contesta, por lo que minutos después regresa a la casa. Aproximadamente a la 1:30 entrada la madrugada del lunes y en medio del horario del toque de queda, Delion Santana Matos llega a la casa, pero su ropa deja sospecha. Estaba mojado y llegó sin Perla, por lo que su pareja Melania Taveras empezó a preguntarle por su hija.

Al reclamarle que le habían dicho que él se la llevó, lo negó. Pasaron tres días en los que familiares y amigos de Perla se mantenían buscándola sin cesar, principalmente su abuela, llevando a su madre a reportarla como desaparecida.

No fue hasta las 6:00 de la tarde del jueves 22 mientras la abuela de Perla, Altagracia Brioso, la buscaba en las orillas del río Isabela que da con su paradero. Para sorpresa, su nieta estaba sin vida, su cuerpo desnudo y el pantalón que llevaba puesto la noche que la desaparecieron estaba quitado de una pierna y en la tela el acusado envolvió su ropa interior, un par de zapatilla y una blusa, ambas de color negro, lo que llevó a su abuela y a sus amigas a reconocerla de inmediato.

Tras el hallazgo, el padrastro le confesó a la madre de Perla que había acudido a buscar a la adolescente al colmado donde se encontraba compartiendo y la llevó a la poza del río Isabela, del sector La Zurza, donde la violó y la golpeó dos veces en la cabeza con una roca.

“Esto para que ella no le contara a su madre Melania Taveras dicha violación sexual”, indica el acta de solicitud de medida de coerción presentada por el ministerio público contra el imputado.

Delion Santana Matos fue arrestado el pasado día 24, y ayer el juez del Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, le conoció medida de coerción y le dictó prisión preventiva por un año, a ser cumplido en la cárcel del 15 de Azua.

fuente: listin diario

Comenta con facebook