El misterio de Narcizaso a 79 años de su natalicio

Si hace 26 años no lo hubieran desaparecido, Narciso González “Narcisazo” hubiese cumplido hoy 79 años de edad al lado de sus familiares.

Su caso de desaparición es el único que ha calado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual condenó al estado de República Dominicana por la desaparición forzada del periodista Narciso González Medina y ordenó el pago de más de 450.000 dólares a sus familiares.

Narcisazo era un periodista, poeta, académico, humorista y promotor cultural que siempre concentró sus energías para denunciar las injusticias sociales del país.

Aquel 26 de mayo de 1994  el profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) fue secuestrado y desaparecido durante el último periodo de gobierno de Joaquín Balaguer.

Según archivos periodísticos de la época, a Narcizaspo se le ocurrió, en una asamblea realizada en la UASD, criticar al entonces presidente Balaguer y acusarlo de haber triunfado de manera fraudulenta en las elecciones presidenciales celebradas diez días antes. Previamente había  escrito un artículo atribuyendo al jefe de Estado estar entre los hombres más perversos del área.

Según las versiones más socorridas, después de aquel día de agitación en su vida política y académica, Narcisazo fue visto por última vez al abordar un vehículo del transporte público en la muy concurrida avenida Duarte con París, en el sector Villa Francisca del Distrito Nacional.

Avistamientos

De acuerdo a fuentes de la Fundación Caamaño, varios testimonios indican que Narcisazo fue visto en la misma fecha y en los días siguientes en varias dependencias estatales, en malas condiciones físicas.

Entre estos testimonios se encuentra el de Juan Dionisio Marte, funcionario militar que afirmó haber participado en el operativo en el cual fue detenido. Este funcionario afirmó que tras ese operativo, Narcisazo fue trasladado a las instalaciones de la División de Inteligencia de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas (J-2), en la fecha en que sus familiares indicaron que desapareció.

También consta en el expediente el testimonio del funcionario militar Antonio Quezada Pichardo, quien afirmó haber presenciado el momento en que Narcisazo ingresaba a las instalaciones de la División de Inteligencia de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas (J-2)  acompañado de “unas tres o cuatro personas”.

Asimismo, Narcisazo fue visto en mal estado y “bañado en sangre” en la madrugada del 27  de mayo de 1994 en el Departamento de Homicidios de la Policía Nacional, por Junior Sarita Lebrón, funcionario de dicha institución.

Finalmente, el hermano de un capitán del Ejército declaró que, antes de morir, su familiar le informó que había visto a Narciso González en las instalaciones de la Fuerza Aérea Dominicana (A-2 o “El Mercadito”), después del 26 de mayo de 1994 en muy mal estado de salud.

Ninguno de los testimonios han sido confirmados y la desaparición de Narciso sigue siendo un misterio.

fuente: listin diario

Comenta con facebook