Así vive Londres sus primeras horas con medidas drásticas por nueva cepa de COVID

A un día de que el primer ministro británico, Boris Johnson, anunciara las medidas más drásticas en Londres para detener la expansión de la cepa del coronavirus por Reino Unido, las principales avenidas de la capital se observaron con una reducción de peatones y vehículos en comparación con los pasados días.

A menos de un mes de la apertura comercial luego del confinamiento que finalizó el 2 de diciembre, los negocios no esenciales volvieron a cerrar sus puertas al público por al menos dos semanas, de acuerdo con el primer ministro.

Las tiendas de ropa, las peluquerías, los gimnasios y demás negocios no esenciales fueron cerrados. Mientras que a las afueras de cadenas de supermercados había filas de personas a espera de adquirir productos.

En las calles Oxford Street y Piccadilly, conocidas por tener los restaurantes y las tiendas de lujo de Londres, también se pudo apreciar que la mayoría estaba cerrada.

Pese a las estrictas medidas, las personas tienen permiso de salir a los parques y ejercitarse solos o con un acompañante. “Los deportes al aire libre están permitidos”, indica el gobierno.

La mañana del domingo el Jardín Botánico de Kew fue visitado por decenas de personas, quienes caminaron en parejas y sin mascarillas. El Gobierno británico no impone el uso de mascarillas en espacios públicos.

Hasta el momento el tapabocas solo es requerido en espacios cerrados como medios de transporte o centros comerciales, a pesar de que en ocasiones se pueden ver personas que no los portan dentro de estos lugares.

“Fuimos a Kew Gardens y no era que estaba repleto, pero había personas. Realmente no había nadie con mascarillas, aquí en los espacios públicos la gente no usa mascarilla y pensé que la calle iba a estar desierta pero eso no pasó”, dijo Carmen Ramírez, una residente de Londres.

Mientras que cerca de la estación de metro King’s Cross se observó un flujo más activo de personas, principalmente de familias acompañadas de niños recreándose al aire libre.

Luego del anuncio del “Tier 4”, uno de los comerciantes del mercado de Camden comentó a reporteros de Listín Diario que las nuevas medidas  eran injustas pocos días antes de la Navidad, debido a que Johnson había informado semanas antes que entre el 23 y el 27 de diciembre habría una ventana para poder visitar a los seres queridos durante las fiestas decembrinas.

“No puedo creer que acabamos de abrir y ya tenemos que cerrar. ¿Cómo vamos a sobrevivir? Nuestro negocio sobreviviría de las ventas navideñas, porque ahora si no hay reuniones en Navidad, quién comprará regalos”, indicó el señor, quien se enteró de la información al ser cuestionado por reporteros de Listín Diario.

Entre las medidas anunciadas la tarde del sábado está la prohibición de reuniones de amigos dentro de una casa, el cierre de los restaurantes y bares donde solo podrán brindar servicios de “take away” y delivery”.

Asimismo, el gobierno exige a las personas quedarse en casa ante el surgimiento de la nueva cepa que, según expertos, tiene capacidad de contagio de hasta un 70 por ciento en comparación  a la variante anterior. “Debes quedarte en casa y solo viajar por trabajo, educación y otras razones legales permitidas. Si tienes que viajar”, indican las nuevas medidas.

Hasta la tarde del domingo países como Italia, Francia, Alemania  y Belgica habían suspendido viajes desde Reino Unido para detener la propagación de la cepa de coronavirus.

Durante la rueda de prensa del sábado, el primer ministro también indicó que en el resto del país las medidas de Navidad que permitirían la mezcla de personas de máximo tres casas diferentes estarían vigentes solo el día de Navidad y no durante cinco días. “Como antes, no habrá ninguna relajación de medidas el 31 de diciembre, así que las personas no pueden romper las reglas en Año Nuevo”, añadió Johnson.

Imágenes publicadas en redes sociales la mañana del domingo mostraban largas filas y aglomeraciones en estaciones de tren de Londres ante la inesperada noticia de la restricción de viajes no primordiales.

Ante esta situación, la Policía Británica de Transporte (BTP), por sus siglas en inglés, informó que permanecerá la presencia policial en las estaciones de trenes a partir del 20 de diciembre.

El jefe auxiliar de la Policía, Sean O’Callaghan dijo que el consejo del Gobierno fue claro y que están seguros de que las personas van a cumplir con las medidas impuestas.

“Cualquier persona que esté planeando un viaje durante el período festivo debería considerar entre viajar y quedarse en casa luego de la advertencia del Gobierno. Este es un momento difícil para todos nosotros, pero estas restricciones fueron tomadas para salvar vidas, detener la expansión del virus y ayudar al Servicio Nacional de Salud”, informó O’Callaghan.

El anuncio más reciente indica que en Reino Unido se han reportado más de dos millones de casos de coronavirus, 1.7 millones correspondientes a Inglaterra.

fuente: efe

Comenta con facebook